El Aikido y la Columna Vertebral

 

Todos sabemos de los beneficios que el Arte Marcial  ofrece a quienes lo practican, especialmente en el bienestar cuerpo-mente. El Aikido no es la excepción.

¿Por qué empecé a practicar Aikido? Es una buena pregunta, considerando que siendo neurocirujano debo cuidar mis manos por razones obvias. Pero a su vez necesitaba algo para liberar el stress constante de mi práctica neuroquirúrgica, así como ejercicio activo. Al ver las técnicas del Aikido, descubrí que efectivamente no hay puños ni patadas (hasta cierto punto) y eso me interesó por protección personal. Con el paso del tiempo y mientras avanzaba en grados y experiencia, no olvido las palabras del maestro Michael Moreno: “El Aikido es física, matemática y anatomía…” Y si analizamos en profundidad esta afirmación, es cuando sale a la luz los beneficios que genera su práctica.

Algunos de los puntos más interesantes que el Aikido ofrece son:

  1. Mejora la flexibilidad
  2. Mejora reflejos, equilibrio y coordinación
  3. Fortalece la columna
  4. Libera el stress

Diariamente  veo en mi consulta padecimientos de espalda que se derivan del stress, falta de ejercicio y mala postura. Solamente  del  5 al 10% de los casos termina en cirugía, los demás se tratan de forma conservadora. Al analizar los movimientos que se realizan en Aikido, los mismos están en conexión con las leyes naturales y del universo, siendo estas la FLEXIBILIDAD Y EQUILIBRIO.

El principio del Aikido de “armonizarse con el agresor”, permite ver lo importante que es la postura de tetraedro que se adopta para repeler un ataque. De esta, se derivan el cambio de posturas a un movimiento de rotación esférica cuyo resultado es mantener el centro equilibrado.

Considerando que la columna es una estructura rígida y dinámica a la vez, gracias a la disposición de su anatomía, permite cierto rango de movimientos. Esta estructura asegura tres características:

  1. Rigidez para soportar carga axial
  2. Proteger estructuras del sistema nervioso central (medula y raíces nerviosas)
  3. Movilidad y flexibilidad del tronco

La posición curva de la columna proporciona 10 veces mayor resistencia a las cargas lo cual no seria posible si esta fuera recta. Estas curvaturas sagitales generan mayor estabilidad y aumento de la resistencia. La estabilización de la columna esta dada por tres unidades funcionales:

  1. LA ESTRUCTURA OSEA, que produce una estabilización pasiva.
  2. LOS MÚSCULOS Y LIGAMENTOS, que proporcionan una estabilidad activa.
  3. CONTROL NEUROLÓGICO, dado por el sistema nervioso central.

Estos tres elementos funcionales están conectados constantemente entre si logrando mantener la estabilidad de la columna.

Al ver que el principio de estabilidad del Aikido esta en el HARA (centro) y los movimientos parten de este, ahora entendemos por qué es de beneficio para la columna:

  1. EL EQUILIBRIO, CENTRO Y AGILIDAD que proporciona el Aikido fortalece piernas y espalda.
  2. EL MOVIMIENTO CIRCULAR EJECUTADO CORRECTAMENTE, corrige la postura de la columna y esto se traduce en menos contracturas musculares por mala postura y alineación.
  3. ESTIMULA LA CIRCULACIÓN Y MOVIMIENTOS DE MÚSCULOS QUE HABITUALMENTE NO SE USAN, ya que aplicar una técnica de Aikido exige movimiento del cuerpo entero como un todo para repeler un ataque.

El Ukemi (saber recibir), es una técnica que permite disipar la fuerza del impacto minimizando el daño. Bien ejecutado fortalece la musculatura y flexibilidad de la espalda protegiendo la columna del daño por un impacto contra el suelo.

Al aprender una técnica de defensa, ocurren dos cosas también:

  1. El cerebro aprende a ejecutar el mismo movimiento tanto del lado izquierdo como el derecho y lo obliga a crear nuevas conexiones entre neuronas para establecer un patron y la constante repetición estimula nuevas sinapsis entre neuronas para ejecutar el movimiento (de esta cuenta, los nuevos patrones que obligan al cerebro a “resolver la ecuación” está demostrado que retrasa el Alzheimer).
    Los movimientos bilaterales del Aikido permiten usar la defensa en caso de ataque derecho como izquierdo.
  2. Otro beneficio es que los reflejos mejoran. Al hacer movimientos repetitivos, el cerebro graba este patron hasta casi volverlo automático. De este fenómeno se deriva el principio de SEN NO SEN (anticiparse a…) el cual es un reflejo automático para obtener ventaja en un ataque, siendo una especie de sexto sentido en caso de una posible agresión.

Entonces, como neurocirujano y cirujano de columna, puedo concluir que los beneficios que el Aikido proporciona a la dinámica y bienestar de la columna son invaluables, ya que las técnicas, movimiento esférico, manejo del centro, equilibrio, etc., concuerdan con los principios de biomecánica de la columna vertebral, mejorando la postura, fuerza y flexibilidad de la misma, así como liberación del stress al que estamos sometidos diariamente.


* Agradecemos al Dr. Julio Pozuelos López por tan interesante artículo, mismo que redacta como destacado Neurocirujano guatemalteco y como practicante de Aikido en Zanshin Dojo Guatemala, lo cual es genial; puesto que entrelaza experiencia científica con experiencia pragmática.

Si desea conocer más información sobre Aikido, le invitamos a visitar la web de Zanshin Dojo Aikido Guatemala en el siguiente link:  www.aikidoguatemala.com

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>